AGUAS PLUVIALES

En el ciclo natural del agua, la lluvia es una consecuencia de los proceso de evaporación y condensación causadas por la radicación solar. El producto de este proceso natural es agua pura (destilada) de muy buena calidad, apta para múltiples usos y aplicaciones, siempre y cuando sea gestionada y tratada de forma adecuada.


El aprovechamiento de las aguas pluviales es muy sencillo siguiendo estos 4 pasos:


1. Recogida del agua desde los tejados y a través de la canalización.

2. Filtración del agua para mejorar la calidad del agua y evitar la putrefacción durante el almacenamiento.

3. Almacenaje del agua en depósitos, que pueden ser subterráneos o en superficie.

4. Distribución del agua para su reutilización mediante bombas exteriores o sumergidas.

En ASEPMA ofrecemos soluciones completas llaves en mano para el aprovechamiento del agua de la lluvia. Nuestras instalaciones están dimensionadas en base a datos reales de pluviometría y de necesidades hídricas. De este modo, podemos ajustar cada sistema de recogida de agua de lluvia a las necesidades reales de nuestros clientes, haciendo proyectos llaves en mano, consiguiendo que las inversiones se rentabilicen con el tiempo.

Para maximizar el aprovechamiento del agua, también se realizan proyectos donde se combinan el almacenaje de aguas pluviales con las aguas regeneradas provenientes de un sistema de depuración biológico.